RESIDENTES DEL HOGAR MUNICIPAL DE LA TERCERA EDAD RECIBIERON LA VACUNA CONTRA EL COVID Y SALIERON A CELEBRAR POR LA CIUDAD

En María Grande los residentes del Hogar de la Tercera Edad, que depende del Gobierno Municipal, recibieron el 24 de febrero la vacuna contra el COVID-19 y este lunes, 19 de abril, por la tarde, salieron a celebrar por la ciudad, recorriendo la misma en un vehículo municipal y saludando a los vecinos de la comunidad. Lo hicieron por el lapso de dos horas, de 14 a 16 horas.

En María Grande los residentes del Hogar de la Tercera Edad, que depende del Gobierno Municipal, recibieron el 24 de febrero la vacuna contra el COVID-19 y este lunes, 19 de abril, por la tarde, salieron a celebrar por la ciudad, recorriendo la misma en un vehículo municipal y saludando a los vecinos de la comunidad. Lo hicieron por el lapso de dos horas, de 14 a 16 horas.
Con posterioridad, en la página de Facebook del Hogar publicaron fotos y un emotivo mensaje para dar cuenta de la experiencia y del paseo que les permitió recorrer las calles, apreciar paisajes y tener contacto con sus coterráneos, aunque sea de manera distante. «Esto nos fortalecerá para seguir de pie, confiados en que todo saldrá bien y muy pronto podremos retomar nuestras actividades cotidianas», reseñaron.
La publicación comienza diciendo que «hace un año atrás, de repente y sin entender mucho que estaba sucediendo, llegaron, nos entregaron tapabocas, nos enseñaron a usarlos y nos explicaron por qué. Nos dijeron que ya no podíamos compartir el mate y debíamos mantener cierta distancia de nuestros compañeros. Ya no nos saludamos con un beso o abrazo sino que chocamos codo con codo o puño con puño. Se suspendieron nuestras actividades socio recreativas, nuestras salidas, pero lo que más nos costó y afectó fue que nuestra familia no pudiese venir a visitarnos», dice la comunicación.
A continuación los residentes expresaron: «Empezamos a pintar arco iris con la frase «todo va estar bien«, nuestros días se hacían más largos y el encierro y la falta de socialización empezaba a golpearnos emocionalmente, pero nunca nos quejamos, al contrario siempre pusimos los mejor de nosotros para estar bien, por nosotros, por nuestras familias y, sobre todo, por todas las personas que nos cuidan y protegen día a día, porque ellos también están agobiados con esta situación. Así transcurrieron nuestros días, despedimos amigos, tuvimos que pasar fiestas alejados de nuestras familias pero seguíamos de pie, con la esperanza que todo estará bien. Y un día llegó el momento de vacunarnos. Recibimos la primer dosis contra el Covid-19, pero sabemos que aún debemos esperar un tiempo más y seguir cuidándonos», concluyeron.

Compartir

Relacionadas

Centro de atención al vecino